Bert Hellinger

Bert Hellinger nació en Alemania en 1925. Estudió Filosofía y Teología en la Universidad de Würzburg en Alemania (1947-1951) y Pedagogía, obteniendo el grado de B.A. en la Facultad de Artes de la Universidad Natal de Sudáfrica (1953-1954).

Después estudió un año más en la Universidad de Sudáfrica donde obtuvo un grado académico en Educación Universitaria. Posteriormente se formó en Dinámica de Grupos, Psicoanálisis, Terapia Primal, Psicodrama, Hipnosis, Análisis Transacional, Terapia Gestalt, Programación Neurolingüística (PNL) y Terapia Familiar Sistémica, llegando a una integración de todas ellas. Fruto de la cual nació su trabajo de Constelaciones Familiares y el descubrimiento de los órdenes del Amor. Los “Movimientos del Alma y del Espíritu” es la última y más profunda evolución de su trabajo Filosófico y terapéutico.

Estuvo 16 años como misionero en Sudáfrica con los zulúes. Después de 25 años dejó el sacerdocio.

En Viena empezó un entrenamiento psicoanalítico. Durante este entrenamiento, su formador le proporcionó un libro sobre Terapia Primal que le descubre el trabajo terapéutico a través del cuerpo. Una vez que finalizó su entrenamiento en Psicoanálisis realizó otro posterior durante nueve meses en Terapia Primal directamente con Janov y su formador en Los Ángeles, California, y en Denver, Colorado.

Otras escuelas psicoterapéuticas tuvieron también influencia en su trabajo como la Terapia de Gestalt y el Análisis Transaccional, que integró con lo que había aprendido de la Dinámica de Grupos y el Psicoanálisis.

Desarrolló un interés en la terapia de Gestalt a través Ruth Cohen y Hilaron Perzold, los cuales mas tarde combinó. Conoció a Fanita Enlgish durante este periodo, y a través de ella y con el trabajo de Eric Bern, se introdujo en el Análisis Transaccional. Junto con su Esposa Herta, integró lo que él ya había aprendido de los grupos dinámicos y el Psicoanálisis con la Terapia de Gestalt, Terapia Principal y Análisis Transaccional. Su trabajo con el análisis de guiones le llevó a descubrir que algunos de los guiones funcionan en las personas pasan de generación en generación y se manifiestan en sistemas de relación familiar. Durante este periodo, fue dándole cuenta de las dinámicas de identificación dentro del sistema familiar. Contribuyó a ello el libro de Ivan Boszormenyi-Nagy – “Las lealtades invisibles”.El equilibrio entre el dar y el tomar en las relaciones familiares también fue un hallazgo importante en su trabajo.

Se capacitó en Terapia Familia con Ruth McClendon y Leslie Kadis. Ahí fue donde por primera vez contactó con las Constelaciones Familiares. Bert Hellinger dice: – “Yo estaba muy impresionado por su trabajo, pero no podía entenderlo. Sin embargo, decidí que yo quería trabajar sistémicamente. Después empecé a pensar en el trabajo que había estado haciendo y me dije, también es bueno. No voy a renunciar a eso antes de que realmente haya entendido la Terapia Sistémica Familiar. Así que seguí haciendo lo que había hecho. Un año después pensé de nuevo en eso, y me sorprendí de descubrir que estaba trabajando ya de una manera sistémica”.

El leer el artículo de Jay Haley acerca de “El triangulo perverso” le permitió descubrir la importancia de la jerarquía y el orden en las familias. Continuó el trabajo en la Terapia Familiar con Thea Schönfelder y en Hipnoterapia y Programación Neurolingüística (NPL) con Milton Erickson, del que tomó el uso de las historias en sus terapias. Ambos fueron de de gran influencia para él, junto con Frank Farelly y su Terapia Provocativa. Así como también La Terapia de la Tendencia desarrollada por Irena Precop. Bert Hellinger la integración de estos diversos elementos en su Terapia Familiar Sistémica.

A través de la experimentación y la integración de todas estas formas de terapia, llegó a desarrollar su propia terapia familiar sistémica. Su trabajo con Constelaciones Familiares, de modo fenomenológico y enfocado hacia la solución, le ha valido el reconocimiento profesional como uno de los terapeutas claves de la psicoterapia actual.