Inteligencia del corazón

El amor empieza bajo el calor del nido. De la necesidad de vinculación como base para el amor incondicional.

El hombre no tiene duda de ello respecto a los pájaros, todos saben que cada pájaro en este  mundo debe pasar uncierto tiempo bajo el resgurdo de las las de su madre y ser alimentado y protegido por ella. Solo después de ello, siguiendo el ejemplo de su progenitor, hace su primer vuelo o nado de reconocimiento del terreno y cuando ya lo controla, lo cual es parte de su independencia, forma un nuevo nido para su propia familia. También es conocido por todos cómo le va a un pajarito que se cae del nido. Se muere. Pero si tiene la fortuna de encontrar un sustituto de la verdadera madre, entonces sobrevivirá. Esto ocurre de cualquier forma pagando el precio de la pérdida de ciertos rasgos característicos dela especie. Con esto quiero recordar al mundialmente conocido experimento de Konrad Lorenz, quien investigó esto en animales.

Todos los primates, incluido el hombre, pertenecen al tipo biológico de los nidos secundarios, nombrados "tragling" (cargados), ya que tienen una necesidad instintiva de ser cargados por el cuerpo de la madre en los primeros dos hasta tres años de su vida. A ello hay que agregarle los nueve meses, para traer al mundo al bebé humanocomo el único ser que viene como "prematuro".

En el corazón de las madres y de todos los demás que lo cargan, el bebé humano no sólo recibe el alimento, la protección confiable, la seguridad, el consuelo y el ejemplo, sino el mayor de los bienes, lo que hace a la persona aún más humano, esto es, el amor incondicional. Cuando en la relación hay condiciones díficiles como miedo y enojo, todos los seres vivientes optan por el ataque y o la huída. Los mismos instintos se necuentran en los hombres, almacenados en la parte más profunda y antigua de su cerebro, el llamado sistema límbico. En este punto somos los humanos, los cocodrilos y los pájaros similares. Sin embargo, el hombre debe aprender a amar a pesar de todas las condiciones adversas y negativas. Un desempeño tan alto no está condicionado por los instintos, sino que se forma a través de la conciencia y la responsabilidad, así como la razón y la voluntad. Se neccesita una gran fuerza para superar situaciones como por ejemplo el no querer alejarse del esposo, cuando en lugar de ayudar con los queaceres de la casa se pone a ver el foot-ball. Lo adecuado sería enfrentarse emocionalmente tan profundo y largo como sea necesario hasta que cada uno entienda el sentir del otro y el amor se haya renovado.

¿Cómo se aprende esta alta inteligencia del corazón?

Solo cuando el niño se sabe amado sin condiciones a pesar de todos sus errores, podrá amarse a sí mismo a pesar de todas sus fallas, y podrá ser libre para sí mismo y para el mundo. Esto se logra através del abrazo de vinculación.

 

 

Jirina Prekop

Estracto de la revista El abrazo Consentido.

2007